AÑO 13

NUMERO 612

El Fogn Braeria
Actualidad

Año: 13

Número: 612

¿SABÍAN DE LA EXISTENCIA DE LOS CASINOS TRUCHOS Y AHORA SE INDIGNAN?

sabian-de-la-existencia-de-los-casinos-truchos-y-ahora-se-indignan

POLICÍA: LOS INDIGNADOS QUE SABÍAN LO QUE PASABA.

Hemos escuchado (con el ilustrativo de cara con muecas y todo) las declaraciones de la señora alcaldesa y el Senador Pirola. Indignadísimos ante la situación de la corruptela policial, la señora, considerando una falta de respeto los avances (supongo) del ministerio público provincial en la ciudad cambiando cúpulas policiales a troche moche y Pirola, por su lado, insinuando que estos “operativos” purgantes, solo se hacen en distritos donde gobierna el peronismo.

Todo el mundo está indignado por el asunto de los “casinos” clandestinos, la levantada de quiniela y la timba indiscriminada con la cual lucraban unos pocos veloces ciudadanos. Pero todos sabían y PERMITIAN que esto sucediera y se hiciera una costumbre en la primera colonia y pueblos vecinos. En nuestra ciudad la alcaldesa sabía, el Senador sabía, la policía sabia y la gente sabía, pero los más irresponsables son los funcionarios (Intendenta, concejales y Pirola) que sabían y se hacían los giles, se hicieron los giles por años. Las casas de escolaso trucho tienen décadas en la ciudad, desde el “casino chico” del dongo Varela, que operaba en los límites de la jurisdicción, hasta los poderosos capitalistas de quiniela de otros tiempos que, nobleza obliga, fueron corridos del mercado por una variedad de comisarios decentes o, tal vez, “no convenientemente aceitados”, como sea, fueron corridos, a la vista de todos y eso quedó en la historia de la comarca.

En cuanto a los “garitos” recientemente allanados y defenestrados tienen una antigüedad que excede el mandato de la Intendenta Meiners y el Senador Pirola, o sea, que ambos caudillos locales conocían su existencia, convivieron con ese negocio marginal. Pero eso no es nada, no olvidemos que la señora comanda la casa blanca (o municipio), que, si mal no recuerdo es la que se ocupa de autorizar el funcionamiento de los locales comerciales. Todos, mal que mal, sufrimos y sabemos que la tropa de la alcaldesa cobra bastante por lo que llaman “derecho de registro e inspección”, incluso existe una oficina, con empleados, especialistas, escritorios y gente que figura en la planilla de sueldos de la Municipalidad que (supuestamente) se ocupa de inspeccionar y clausurar cualquier expresión comercial no apta para menores o reñida con la moral y las buenas costumbres. También las casas de timba, prostitución y otros sitios pecaminosos, imposible de enumerar en este serio panfleto. ¿Entonces? ¿Por qué se enojan? ¿No era usted señora Meiners la que tenía que saber, cobrar, clausurar y cerrar?.

El caso es que la Intendenta y el Senador se han rasgado las vestiduras por la debacle policial, incluso, conocemos la porfía del secretario Gómez en su lucha contra la borrachería en los boliches, sabemos todo, vemos todo, hasta (mire lo que le digo) somos responsables, en parte, de que estas cosas sucedan, más, no podemos dejar de indignarnos cuando aquellos que hemos “elegido” para que se anticipen a los desastres y (para colmo) cobran para anticiparse y solucionar los desastres, ponen cara de póker frente a las cámaras, protestando contra lo que ellos debieron denunciar y evitar. No se puede creer tanta hipocresía. No importan los errores, la desidia, no hubiese importado la nada misma que es esta administración municipal, lo que sí importa es la hipocresía, importa que se hagan los boludos.           
 

 
Facebook Twitter Delicious Linked in Reddit MySpace Stumbleupon Digg Whatsapp Enviar por Correo

Imprimir Noticia

El Tiempo
Tiempo Esperanza
Buscar Noticias
Frases Célebres
La paciencia tiene más poder que la fuerza.
Plutarco (46-125 d. C.)
Escritor griego
Cotización del Dólar