AÑO 18

NUMERO 619

Actualidad

Año: 18

Número: 619

Reducción de personal

reduccion-de-personal

No hace falta mucha imaginación para saber que es lo que estamos pagando los contribuyentes con los impuestos municipales. El edificio municipal está hasta el borde de paseantes que para colmo cobran. No son pocos los que opinan que la administración se podría encaminar con mucha menos gente. Los opinantes más extremos de las redes dicen que para cobrar impuestos y gastar lo que se recauda hace falta un cajero y si se quiere la antigua libreta de cheques y que para eso no hace falta tanta gente. La buena gente que hoy conduce los destinos de la ciudad se conforma con pagar los sueldos y otras cositas. Evidentemente también se conforma con la billetera vacía después de pagar los sueldos porque se delata cuando tiene que emparchar los badenes que alguien (borrado) fabricó en la plaza (para colmo). A la buena señora Meiners le basta con ser peronista. O decir que es peronista. Llamando al gobernador, cumple cuando Perotti viene y le inaugura algo para que la señora se saque una foto. Es raro algo propio, que salga, digamos, pagado por la plata que el Municipio recauda, de eso nada, solo reuniones, gestiones y promesa de gestiones. Con eso se conforma la Municipalidad porque no se anima a bajar los gastos. Bajar el personal, cancelar contratos, ahorrar para que los esperancinos no paguen tanta tasa, tanto derecho, tanta multa,. Todo lo que sale del Municipio últimamente es demanda de plata a sus contribuyentes. Lo que demanda, para colmo, se suma a lo que exige la provincia y lo que succiona la Nación. ¿No tiene fondo el bolsillo de la gente? Eso creen los buenos ciudadanos como la señora Meiners cuando eventualmente se convierten en funcionarios. 

 
Facebook Twitter Delicious Linked in Reddit MySpace Stumbleupon Digg Whatsapp Enviar por Correo

Imprimir Noticia

El Tiempo
Tiempo Esperanza
Buscar Noticias
Frases Célebres
Jamás se desvía uno tan lejos como cuando cree conocer el camino.
Proverbio chino
Cotización del Dólar